No Comments »


 
Hacia 1859, Miguel Ruiz de Villanueva, presidente de la Diputación Arqueológica de Almería (la primera asociación de aficionados a las antigüedades de Almería) y residente en Roquetas, adquirió los terrenos de la Ribera de la Algaida y Los Bajos.
 
En la construcción de un cortijo, ese mismo año, fueron apareciendo «algunas monedas romanas de bronce, capiteles y basas de grandes columnas de cantería, trozos de mármol pulimentados, ánforas y otros objetos de barro» que fueron recogidos. Ruiz de Villanueva notificó estos hallazgos a la Real Academia de la Historia en 1864.
 
La noticia fue acogida con escepticismo hasta que a finales de 1891 se produjeron nuevos descubrimientos. Entonces, socios del antiguo Ateneo y miembros de la Comisión Provincial de Monumentos emprendieron excavaciones en el lugar. Entre ellos destacaban Ignacio Rodríguez Abarrategui y Ramón Blasco Segado (periodistas), Guillermo Massa (médico), Enrique López Rull, Trinidad Cuartara (ambos arquitectos) o Hermann Federico Fischer, (cónsul de Alemania en la ciudad).
 
Dos años más tarde (en 1894) publicaron un informe en el Boletín de la Real Academia de la Historia, que por casi cien años fue la única memoria arqueológica relativa al yacimiento arqueológico la Ribera de la Algaida, permitiendo atribuir el despoblado a la Turaniana mencionada en el Itinerario Antonino.
 
A parte de un pionero, Ruiz de Villanueva (Berja, 1827 – Almería, 1909) fue secretario por muchos años de la Comisión de Monumentos y un activo impulsor de iniciativas de desarrollo para Roquetas y Almería.
 
(Texto de Lorenzo Cara Barrionuevo​)
 
Bibliografía: L. CARA BARRIONUEVO, 2016, 150 años de la arqueología en Almería. Escarbando entre papeles. Instituto de Estudios Almerienses, 2016.
Ilustración: Comunicación de los hallazgos por Ruiz de Villanueva a la Academia de la Historia

No Comments »


 
A la conocida Turaniana le sucede en el periodo medieval una aldea musulmana que las fuentes árabes llaman «al-Biŷānis», «al-Binŷās» o «Baŷānis». El nombre lo conocemos por los geógrafos al-Udri, nacido en la vecina Dalaya (Dalías) en el siglo XI, y el posiblemente ceutí al-Idrisi. A la hora de describir el camino de Almería a Málaga, mencionan a esta al-Biŷānis como una alquería situada a 6 millas al oeste de Almería, ruta que continúa hacia Berja y Dalías.
 
En cualquier caso, la extensión de al-Biŷānis no alcanzó la de Turaniana, más bien se limitó a su parte norte, en el entorno de Torrequebrada. También se nombra un torre desde donde se encendía fuego para avisar de barcos enemigos, posiblemente una de las existentes en nuestra costa.
 
Los restos arqueológicos que nos han llegado son escasos a la espera de una excavación completa: cerámica medieval y un cementerio árabe. Los enterramientos islámicos se caracterizan por no tener grandes riquezas y carecer de ataúd (salvo excepciones), envolviendo el cuerpo en una serie de lienzos. Posteriormente era depositado sobre su costado derecho y con la cabeza mirando hacia La Meca, tal y como se encontró el enterramiento de un adolescente que presentamos en la imagen durante la excavación arqueológica de 1993.
 
(Texto de Juan Miguel Galdeano Manzano y fotografía del archivo de Gabriel Cara González)
 
Bibliografía: CARA GONZÁLEZ, G. (2004). Roquetas de Mar. 400 años de historia, siglos XVI-XX.

No Comments »


 
No cabe duda de que la pesca suponía uno de los pilares básicos de la Turaniana romana, que utilizaba el próximo Portezuelo de los Bajos para sus propios barcos y para la llegada de embarcaciones de tamaño medio.
 
La pesca se veía perfectamente complementada con la obtención de sal de forma natural en la zona, que se utilizaba para salar el pescado. Tengamos en cuenta que se trataba de la única forma en la que el pescado se podía conservar para consumirlo en el propio asentamiento o para comerciar con él. En lo que respecta a los moluscos, también debemos señalar el hallazgo de múrex, utilizado para la obtención del tinte púrpura.
 
En esta línea, hoy os presentamos este anzuelo de bronce hallado en el yacimiento arqueológico de Turaniana. Presenta la parte superior aplanada, el vástago rectilíneo y la punta curva, de una sola aleta. Se encuentra doblado por la mitad (si lo extendiésemos veríamos su longitud inicial de casi 12 cm) y con las superficies alteradas por corrosión, atendiendo a las descripciones del Museo Arqueológico de Almería, donde actualmente se encuentra.
 
(Texto de Juan Miguel Galdeano Manzano)
 
Bibliografía: L. CARA BARRIONUEVO y J. CARA RODRÍGUEZ, Roquetas de Mar. Historia y Arqueología, Almería, 1994, edita Instituto Estudios Almerienses [agotado pero disponible en internet]

No Comments »


 
Hace pocos años, y una vez «protegido» el yacimiento arqueológico, apareció una estatuilla romana de bronce en unas obras. Es de bronce fundido en hueco por el procedimiento de la cera perdida y muestra una pátina rojiza con cardenillo. Mide 12,5 cm. de altura y posiblemente proceda de un taller del norte de Italia. Puede datarse en el segundo cuarto del siglo I d.C.
 
Viste un corto «chiton» o túnica corta, sin manto que lo cubra, con cinturón oculto que muestra amplias volutas que caen sobre la falda, mientras que las amplias ondulaciones de esta sugieren movimiento a paso ligero.
 
Parece representar a un lar, un genio protector del hogar. A menudo se les mostraba encarnando la apariencia de un joven con túnica blanca e imberbe, que en una mano llevaba una copa y en la otra un cuerno de la abundancia a modo de representación simbólica de la fortuna o la riqueza.
 
Los lares tenían reservado un pequeño templo, a modo de hornacina, a un lado del patio de la vivienda. Al responder a la necesidad de representación familiar, los lares suponen una romanización profunda, pues asumen la tradición ideológica aristocrática romanada presidida por el «pater familias» (y por lo tanto, de ciudadanos de pleno derecho).
 
(Texto de Lorenzo Cara Barrionuevo)
 
Bibliografía: L. CARA BARRIONUEVO, 2008, “Dos estatuas romanas del Campo de Dalías (Almería)”. Farua 11, pp. 20-27.

No Comments »


 
El Portezuelo de Los Bajos es un fondeadero natural, habilitado para el atraque de pequeños navíos mediante la disposición posterior de un muelle.
 
Esta rada se formó al coincidir el brazo de una restinga formada por una plataforma rocosa de “secos” y piedra de unos 150 m. de longitud y de una anchura indefinida por estar adosada a la línea de costa actual, con otra plataforma litoral, muy irregular, conocida como Los Bajos, dando lugar entre ambas a un espacio intermedio (10.000 m2 aprox.), protegido de la fuerza del oleaje por estas formaciones.
 
En el plano de Coello (1855) aparece formado por dos grandes brazos y con entrada a levante, características que no siempre coinciden en las descripciones.
 
En época romana se mejoraron las condiciones de resguardo con la construcci6n de un muelle de unos 50 m. de longitud y anchura desigual, adosado a diversos “secos”, que moría en uno de los extremos de Los Bajos, orientándose de NW a SE.
 
A partir de los 20 m. alcanza hoy su mayor profundidad (2 a 2,5 m.) y uniformidad, apreciándose en su recorrido superior huellas de hasta tres postes de atraque. A los 41 m. se abre un muro en ángulo recto, de anchura menor, y más deteriorado por los embates del oleaje de levante, cuya función era, según parece, resguardar las naves fondeadas.
 
El muelle estaba levantado de opus (mortero y mampuestos angulosos) sobre sillares, siguiendo la técnica recomendada por el ingeniero y arquitecto romano Vitrubio (5-XIII).
 
(Texto de Lorenzo Cara Barrionuevo)
 
Bibliografía: L. CARA BARRIONUEVO y J. CARA RODRÍGUEZ, 1989, “Puertos pesqueros romanos en la costa meridional”. Rev. Arqueología 93, pp. 8-19.

No Comments »


 
La torre almenara que protegía el paraje de los Bajos de Roquetas se llamó «Torre Quebrada» al haberla inutilizado presuntamente un rayo. Era una sólida construcción ligeramente ataluzada de mampostería y alzado de tapial. Medía casi 5,5 metros de lado y a finales de los años cincuenta sus muros alcanzaban todavía los 3,5 metros de altura.
 
A la primera estancia se accedía por una puerta a 2,2 metros del suelo. Pudo tener terraza para prender las fogatas en caso de emergencia pero las escasas fotos que han llegado a nosotros la presentan ya muy maltrecha.
 
Se ha especulado sobre su cronología y función. Joaquín Delgado que fue el primero que la describió (1959), afirmaba que era un mausoleo romano turriforme. En realidad, parece seguir el modelo de torre litoral nazarí de mediados del siglo XIV. Por lo tanto, sería parecida a la de Roquetas, conservada en parte hoy en el interior del castillo de santa Ana.
 
La torre, protegida como todas las fortalezas por una ley de 1949, tuvo la mala suerte de encontrarse en un lugar de amplio potencial turístico. Así, en 1960 se emprendían trabajos de somera urbanización en el entorno y dos años después era volada.
 
Hoy sólo quedan en el lugar los escombros apilados de su triste historia.
 
(Texto de Lorenzo Cara Barrionuevo)
 
Imagen: Torrequebrada, 1960. A la izquierda Joaquín Delgado, aficionado a la arqueología
 
Bibliografía: L. CARA BARRIONUEVO y J. CARA RODRÍGUEZ, 1991, “El poblamiento andalusí en el Campo de Dalías oriental (Almería): discontinuidades y permanencias”. Bol. Inst. Est. Almerienses 11/12L, pp. 21-58.

No Comments »


 
Paralelamente al «lugar del mes», también vamos a ir publicando piezas encontradas en el yacimiento arqueológico de Turaniana u objetos relevantes para entender la Ribera de la Algaida. Este mes os traemos un espejo romano hallado en Turaniana.
 
En las obras de explanación que emprendió la Unión Salinera en 1958 a lo largo del paraje de El Bosque, en la Algaida, aparecieron diversos objetos de interés. Entre ellos un espejo romano de 15,8 cm de longitud y relativo buen estado de conservación que hoy conserva el Museo Arqueológico de Almería.
 
Para las tareas inherentes al aderezo personal, el espejo se destaca como instrumento fundamental dentro de los utensilios de tocador. Toda mujer poseía varios, por lo general de bronce pulido los mejores o de plomo acristalado lo comunes.
 
Este parece de peltre, una aleación de estaño, cobre, antimonio y plomo. De materia maleable y blanda, su color blanco presentaba alguna similitud a la plata aunque más opaca. También presenta restos brillantes que servirían para reflejar la imagen, observados en la empuñadura.
 
Los espejos son comunes en las necrópolis del Alto Imperio, en bronce o plomo, estos los más pobres. Conforme avanza la cronología es posible encontrar mayor disparidad de producciones. Estos parecen ser del siglo III después de Cristo.
 
(Texto de Lorenzo Cara Barrionuevo)
 
Para ampliar información, puedes consultar en:
 
L. CARA BARRIONUEVO y J. CARA RODRÍGUEZ, Roquetas de Mar. Historia y Arqueología, Almería, 1994, edita Instituto Estudios Almerienses [agotado pero disponible en internet]

No Comments »

Adjuntamos el completo reportaje que en su edición de octubre publicó la revista Foco Sur, sobre las Salinas y las protestas contra su destrucción:

También lo podéis leer en PDF pinchando aquí.

No Comments »

Tal y como estaba previsto, este domingo 9 de octubre nos manifestamos los distintos colectivos y asociaciones que nos oponemos a la destrucción de las Salinas de Roquetas y del entorno de la Ribera de la Algaida. De esta forma, asistimos la Asociación Serbal, Ecologistas en Acción, Asociación Posidonia, Amigos de la Alcazaba, Athenáa, Museo Gabriel Cara, Grupo Ecologista Mediterráneo y AVV La Paz, además de numerosos roqueteros y visitantes comprometidos.
 
Con el son de tambores y música romana, bajo la temática de una marcha en la que los habitantes de la antigua Turaniana volvían a por su última cosecha de sal, partimos a las 11:30 desde el Mirador de barrera de Posidonia hasta las Salinas de San Rafael. Paralelamente también llegaron en canoa los navegantes del poblado romano con ánforas.
 
Una vez llegados a las charcas salineras, con la presencia simbólica de la sal y utensilios para su recolección, el historiador Gabriel Cara Rodríguez explicó la importancia de las Salinas y su patrimonio salinero, y seguidamente el coordinador de Unidos por Turaniana leyó un manifiesto en defensa de la Ribera de la Algaida, que adjuntamos junto a esta nota de prensa.
 
Finalmente y como siempre nos caracteriza, realizamos actividades lúdicas especialmente dedicadas a los niños, como talleres de sal de colores y visionado de artemias, un crustáceo que habita en aguas hipersalinas como las de San Rafael. Al mismo tiempo, miembros de Ecologistas en Acción instalaron mesas de recogida de alegaciones.
 
Los organizadores de la convocatoria, la Asociación Posidonia y Unidos por Turaniana, nos congratulamos por la positiva respuesta de la ciudadanía, tanto por su gran asistencia a la marcha romana como por su compromiso en la firma de alegaciones contra el proyecto del Ayuntamiento, que en los próximos días presentaremos.

Vuelven los romanos 9 octubre Salinas (1)_opt

Durante la marcha romana en la Ribera de la Algaida

Vuelven los romanos 9 octubre Salinas (2)_opt

Foto de grupo en las Salinas de San Rafael


 
Adjuntamos a continuación el Manifiesto en defensa de las Salinas y la Ribera de la Algaida que nuestro coordinador Juan Miguel Galdeano Manzano leyó al final del acto:
 
Manifiesto en defensa de las Salinas y la Ribera de la Algaida

No Comments »

Tras algunos años de inactividad, en la reunión del pasado lunes 12 de septiembre los distintos miembros y asociaciones que forman la Plataforma «Unidos por Turaniana» han acordado retomar el camino iniciado en 2008 en defensa del yacimiento arqueológico de Turaniana, situado en la Ribera de la Algaida en Roquetas de Mar.
 
Esta decisión nace por un lado a raíz del nulo avance en la protección, puesta en valor y difusión del monumento, así como por la amenaza de la urbanización de todo el entorno de la Ribera de la Algaida, aprobada en el pleno de agosto del Ayuntamiento de Roquetas. Asimismo se eligió como nuevo coordinador de la plataforma a Juan Miguel Galdeano Manzano.
 
Por último, se acordó volver a organizar en los próximos meses las actividades que desde su comienzo caracterizaron al colectivo, como «Vuelven los romanos a Turaniana», a la vez que colaborar en todo lo posible junto a otras asociaciones para evitar nuevas agresiones a las Salinas y la Ribera de la Algaida.
 
Adjuntamos seguidamente una imagen con los asistentes a la reunión:
img_2810_optimg_2809_opt
 
Incluimos también los recortes de prensa al respecto en el Ideal, La Voz de Almería y el Diario de Almería.

turaniana-ideal-de-almeria-14-9-16

En el Ideal de Almería el 14 de septiembre de 2016

turaniana-la-voz-de-almeria-14-9-16

En La Voz de Almería el 14 de septiembre de 2016

turaniana-diario-de-almeria-15-9-16

En el Diario de Almería el 15 de septiembre de 2016