No Comments »


 
El Portezuelo de Los Bajos es un fondeadero natural, habilitado para el atraque de pequeños navíos mediante la disposición posterior de un muelle.
 
Esta rada se formó al coincidir el brazo de una restinga formada por una plataforma rocosa de “secos” y piedra de unos 150 m. de longitud y de una anchura indefinida por estar adosada a la línea de costa actual, con otra plataforma litoral, muy irregular, conocida como Los Bajos, dando lugar entre ambas a un espacio intermedio (10.000 m2 aprox.), protegido de la fuerza del oleaje por estas formaciones.
 
En el plano de Coello (1855) aparece formado por dos grandes brazos y con entrada a levante, características que no siempre coinciden en las descripciones.
 
En época romana se mejoraron las condiciones de resguardo con la construcci6n de un muelle de unos 50 m. de longitud y anchura desigual, adosado a diversos “secos”, que moría en uno de los extremos de Los Bajos, orientándose de NW a SE.
 
A partir de los 20 m. alcanza hoy su mayor profundidad (2 a 2,5 m.) y uniformidad, apreciándose en su recorrido superior huellas de hasta tres postes de atraque. A los 41 m. se abre un muro en ángulo recto, de anchura menor, y más deteriorado por los embates del oleaje de levante, cuya función era, según parece, resguardar las naves fondeadas.
 
El muelle estaba levantado de opus (mortero y mampuestos angulosos) sobre sillares, siguiendo la técnica recomendada por el ingeniero y arquitecto romano Vitrubio (5-XIII).
 
(Texto de Lorenzo Cara Barrionuevo)
 
Bibliografía: L. CARA BARRIONUEVO y J. CARA RODRÍGUEZ, 1989, “Puertos pesqueros romanos en la costa meridional”. Rev. Arqueología 93, pp. 8-19.

Leave a Reply